Saturday, August 8, 2020

CUATRO DE CONTRAPESOS

AM | @agumack

"Checks and balances are our only security" — John Adams

[1] Irán. La historia es siempre la misma. En ausencia de contrapesos institucionales, habrá corrupción en gran escala. Los grandes beneficiarios son los demagogos que, tras lanzar 'reformas judiciales' disfrazadas de 'democráticas', aprovechan el control de la justicia para enriquecerse (*). En Irán, el juicio de Akbar Tabari, ex-miembro del ministerio de justicia, ilustra de manera perfecta el vínculo entre la ausencia de independencia judicial y la corrupción en gran escala:

Mr Tabari has been charged with establishing a “network” to influence criminal cases, faking documents and money laundering in return for bribes and villas sold to him at hugely discounted prices. His clients allegedly included wealthy and politically connected businessmen, a steel tycoon, the son of a former intelligence official, a former judge in Lavasan [...] the Islamic regime, which was established on promises of “social justice”, is still struggling to convince Iranians that it has remained true to the ideals of the revolution.

¿Suena conocido? Validados por el δῆμος, los gobernantes prometen 'justicia social'. Pero, ante la ausencia de contrapesos, prevalece la naturaleza humana, abandonada a sí misma. Resultado: robo, mafia, corrupción, riqueza para empresarios y políticos bien conectados. Y pobreza para todos los demás. El autor de la nota entrevista a Masim, una ama de casa que confiesa sentirse miserable ante tanta corrupción. Es la historia de nunca acabar: el δῆμος jamás resiste al canto de sirena de la demagogia, aunque luego tenga que lamentar su decisión. 

(*) Najmeh Bozorgmehr: "Bribery case reignites scrutiny of Iran's Beverly Hills elite", Financial Times, 31 de julio de 2020.
________________

[2] Fustel de Coulanges. Excelente y conmovedor artículo sobre el gran historiador francés Numa-Denys Fustel de Coulanges (1830-1889), autor de La Cité antique (*). A la manera de Plutarco, Éric Foulon esboza un retrato paralelo de Fustel y su maître à penser, el historiador y político griego Polybios. Volveré sobre este texto lleno de erudición, calidez y valor analítico. Recuerdo haber comprado, en una librería anticuaria de la Avenida de Mayo en Buenos Aires, varios libros de Fustel. En la época del despotismo peronista, me dijo hace años Susana Dell' Oro Maini, se organizaban tertulias para leer y comentar —casi en secreto— La Cité antique. Ahora entiendo la razón. Al igual que Polybios, Fustel de Coulanges considera imprescindible el contrapeso 'aristocrático' frente al avasallador impulso democrático. Fustel se opone de manera natural al 'proto-peronista' Napoleón III, quien, tras ganar elecciones democráticas, modifica la constitución para lograr la reelección y luego auto-proclamarse, golpe de Estado mediante, emperador. Y todo en nombre del δῆμος:

Fustel reprend cette question du gouvernement idéal selon Polybe, c'est-à-dire du gouvernement mixte : « Quelque fortement attaché qu'il soit à l'aristocratie, il en redoute les abus, et veut que dans l'intérêt de la liberté, comme de la paix, un mélange de démocratie et de monarchie la tempère ». Polybe croit trouver la constitution mixte idéale à Rome : « Cette pondération des pouvoirs, cette union des partis concourant tous au gouvernement de l'État ». 

Brillante.

(*) Éric Foulon: "Fustel et son double: Polybe", Bulletin de l'Association Guillaume Budé, No. 2, 1989, pp. 113-149.
______________

[CONTINÚA...]

Friday, August 7, 2020

¡MAGNÍFICA CONFUSIÓN! SOBRE UN COMENTARIO DEL PRESIDENTE

Sweden Norway Flag Together Stock Photo (Edit Now) 1088192285AM | @agumack

"... fines nobles, que además parecen encontrar un fuerte arraigo social" — Roberto Gargarella

En julio llamé la atención sobre el artículo de Roberto Gargarella que desarrollaba algunas ideas de Contrapesos sobre el gobierno mixto [ver]. En un nuevo artículo para La Nación, el Sr. Gargarella recopila comentarios del Presidente Alberto Fernández, deseoso de evitar un poder 'aristocrático' en la justicia (*). ¡Excelente! ¡Los K también leen Contrapesos! (Ya lo sabía: intentaron cerrar mi cuenta de Twitter por "Las consecuencias económicas de Mempo Giardinelli"). Lo interesante en el artículo del Sr. Gargarella es su mención al término 'aristocracia', utilizado por el Presidente en el contexto de las críticas al proyecto de reforma judicial.

* * * 

En Contrapesos utilizamos 'aristocracia' en el sentido de los griegos clásicos, en particular Platón y Aristóteles—las personas con una larga y costosa inversión en educación, algo así como una élite o 'meritocracia' que se destaca por conocimientos adquiridos tras años de esfuerzo. En otras palabras: es lo más alejado a una nobleza con títulos hereditarios, que Polybios asimila a la oligarquía visible, por ejemplo, en los hijos (sin estudios relevantes) de CFK, Chávez, Moyano, pero también de Trump, Bolsonaro, etc. Lo crucial es que la sociedad (la 'polis') pueda sacar provecho del talento de estos ἄριστοι sin otorgarles un poder sin límites. De hecho, el δῆμος siempre es el actor central en el gobierno mixto.

Sabía que vendría este comentario. Por eso agradezco el trabajo del Sr. Gargarella al recopilar los dichos del Presidente. Los partidarios del gobierno mixto siempre han enfrentado la injusta acusación de favorecer una aristocracia, como si fuera una especie de nobleza hereditaria y no la gente con más estudios y/o talentos. Es lo que arruinó la carrera política de Gaspar Melchor de Jovellanos en España y de John Adams en los Estados Unidos. En el Río de la Plata, nuestro Mariano Moreno —gran defensor del gobierno mixto y brillante representante de la 'aristocracia del talento'— fue más discreto, y logró confundir a (casi todos) los historiadores [ver].

La grandeza incomparable del gobierno mixto
En lo personal, me considero un orgulloso defensor del gobierno mixto y de los contrapesos institucionales, la idea más influyente de la ciencia política, que Adams definía como "más importante que el invento de las lenguas". La evidencia es abrumadora. En todos los países con bajos niveles de grieta, baja tasa de inflación, bajo costo del capital, bajos niveles de corrupción, altos niveles de crédito, seguridad sobre la vida y las posesiones, solvencia fiscal y calificación AAA de la deuda soberana, libertad, prosperidad, relativa igualdad, bajo riesgo de populismo —es decir: los Nórdicos, Alemania, Suiza, Holanda, Nueva Zelanda, Canadá— hay robustos contrapesos institucionales [ver].

Son países que, haciendo prevalecer el principio democrático, otorgan de manera explícita un papel crucial a la independencia judicial y la independencia del banco central. Y esto solamente es posible si los jueces y los banqueros centrales tienen altos niveles de formación profesional, seguridad del tenure y buenos salarios—además de la fortaleza moral necesaria para rechazar instrucciones o presiones de terceros (leáse: de los políticos). A la inversa, en todos los países donde el principio aristocrático —tal como lo acabo de definir— es barrido por los demás (el principio democrático o monárquico), habrá hiper-corrupción, 'grieta', pobreza para el δῆμος—y gran riqueza para los oligarcas.

Así, los 'boligarcas' venezolanos han saqueado cerca de $300 billion tras una reforma judicial 'pseudo democrática' que entregó la riqueza del país a un grupo selecto de mafiosos. Mientras tanto, la fortuna de la Sra. CFK sigue dando que hablar. Lo que los partidarios de la 'democratización' de la justicia ocultan es, naturalmente, la inevitable entrada en escena de δημαγωγοί (demagogos) ávidos de poder. Con su lenguaje anti-aristocracia, estos seductores del δῆμος inevitablemente procederán al saqueo, en ausencia de contrapesos.

¡Qué grandioso, único y conmovedor espectáculo!

Noruegos [ver], suecos [ver] y suizos [ver] aplicando abiertamente el contrapeso 'aristocrático'.

Chapeau !

(*) Roberto Gargarella: "Razones para la reforma judicial", La Nación, 6 de agosto de 2020.
___________

Tuesday, August 4, 2020

REFORMA JUDICIAL Y COLAPSO DE LA REPÚBLICA

Amazon.fr - Von Der Republik Zum Principat - Sion-Jenkis, Karin ...AM | @agumack

"Udiciaria lege Gracchi diviserant populum romanum" — Florus

El 15 de junio mencioné el brillante e importante artículo de Karin Sion-Jenkis sobre el colapso de la república romana tal como fue reflejado, más tarde, por escritores e historiadores en el época del imperio (*) [ver]. En momentos en que el oficialismo presenta una reforma judicial en Argentina —y en medio de un clima de gran fragilidad institucional— vale la pena estudiar este texto y (sobre todo) sus fuentes. Sion-Jenkis detecta un amplio consenso sobre el papel de la ley judicial o lex iudicaria de Caius Gracchus para explicar el colapso de la república romana.

* * *

Con las reformas judiciales de 'los Gracos' —los hermanos Titus y Caius Gracchus— la administración de la justicia pasa a manos los equites—en general, 'plebeyos' de buena posición económica. El Senado, el elemento 'aristocrático' de la tradicional constitución romana, queda afuera de la administración de la justicia. El resultado, según los escritores de la época imperial, es claro: finaliza la concordia entre ciudadanos; la justicia pasa de 'los mejores' a 'los peores' (Diodorus); se agudiza la crisis fiscal porque una franja de la población pasa a controlar el patrimonio público —patrimonium imperii. Con admirable y precisa erudición, la autora muestra en la nota 18 la amplia gama de fuentes primarias que utiliza:

En majorité, les sources révèlent que les cours de justice étaient transmises entièrement á l'ordre équestre (Diodore 34/35.25, 34/35.37.9, Velleius Paterculus 2.6.3, 2.13.2, 2.32.3, Appien, Bellum civile 1.92 sqq, Pline l'Ancien, Histoire naturelle 33.34, Tacite, Annales 12.60.3, Florus 2.1.6, 2.5.3). Cette opinion se trouve déjà chez Cicéron: Verres 1.38, Pseudo-Asconius 189 St., 219 St. En revanche, Plutarque (Caius Gracchus 5.1; comparaison entre Agis/Cléomène et Ti. C. Gracchus 2.1) ainsi que Tite-Live (Periochae 60) rapportent qu'il ne s'agit qu'une partie des cours de justice qui a été transmise aux chevaliers. Cf. Nicolet, L'ordre équestre à l'époque républicaine (312 - 43 av. J. -C.), 2 vol., Paris 1966 et 1974, BEFAR 207, vol. 1, 475 sqq.

Concluyendo esta parte del artículo, Karin Sion-Jenkis llama la atención sobre la crisis fiscal resultante de la reforma judicial. También destaca « la naissance de la discorde à Rome. » Es decir: la reforma judicial crea una nueva stasis en Roma. La palabra statis, conviene recordar, viene de στάσις, lo que en Argentina se conoce como 'grieta' (†). Escribiendo en la época de Adriano, el historiador Florus concluye: "Iudicaria lege Gracchi diviserant populum Romanum" (**).

(*) Karin Sion-Jenkis: "Entre République et Principat: réfléxions sur la théorie de la constitution mixte à l'époque impériale", Revue des Études Anciennes, Tome 101, 1999, No. 3-4, pp. 413-425. La Dra. Sion-Jenkis escribe en francés, inglés y alemán, y cita en griego, latín, holandés, italiano. ¡Impresionante! También ha publicado Von der Republik zum Prinzipat. Ursachen für den Verfassungswechsel in Rom im historischen Denken der Antike (Stuttgart: Steiner, 2000) [ver].

(†) Sobre la statis: Appianus, Bellum civile 1.37 (sobre todo 1.38.169) y 1.35.161 (nota de KSJ).

(**) La principal fuente citada sobre la crisis económica es Florus 2.5.3, 2.1. Sobre este tema, Sion-Jenkis recomienda el libro editado por Claude Nicolet, Demokratia et Aristokratia. A propos de Caius Gracchus: mots grecs et réalités romaines. Paris, 1983, p. 37-56. Encontré una traducción francesa del pasaje de Florus. El texto es escalofriante. El historiador describe el saqueo 'legal' de Roma a manos de quienes poseen un poder exorbitante : « Les Gracques avaient divisé le peuple romain par leur réforme des tribunaux et ils avaient constitué un Etat à deux têtes. Les chevaliers romains s’appuyaient sur un immense pouvoir : ils possédaient dans leurs mains la destinée et la fortune des dirigeants, ils détournaient les impôts et dépouillaient l’Etat de leur plein droit. » 
_________________

Sunday, August 2, 2020

MÁXIMO KIRCHNER & JUSTIN TRUDEAU: OLIGARQUÍA & ARISTOCRACIA

Canada: Justin Trudeau au cœur d'un scandale - LINFO.re - Magazine ...AM | @agumack

"Seule subsiste la politique" — Jacqueline de Romilly

En un tuit que reflejaba la idea de 'Máximo Kirchner presidente', me pregunté: "¿Máximo Kirchner presidente? Ni el mismísimo Polybios hubiera imaginado una ilustración más perfecta del concepto de oligarquía". Gonzalo López Martí (@Gonzalomlm) rápidamente respondió: "Los K te van a decir que Justin Trudeau etc". Es un muy buen punto. ¿Es posible afirmar que Máximo Kirchner es un 'oligarca', mientras que Justin Trudeau es un 'aristócrata'?

* * *

Dado el uso cada vez más frecuente de los términos 'oligarca' y 'oligarquía', decidí repasar el brillante artículo de Jacqueline de Romilly, la especialista francesa del siglo V griego tan elogiada por Mario Vargas Llosa [1] [ver]. Luego aplico los criterios establecidos para decidir sobre Máximo y Justin. De entrada, aclaro que el esquema presentado es una absurda simplificación de un tema tan fascinante como complejo. En particular, omito las brillantes sugerencias de Aristóteles, que permiten un análisis infinitamente más enriquecedor [2]. Otro punto: como bien sugiere de Romilly, las definiciones fueron cambiando en función de la evolución política —en particular en Atenas— y en función de la evolución del lenguaje.

1. Los tres grupos fundacionales. Desde que comienza en Grecia un "pensamiento político organizado" encontramos una distinción entre tres constituciones o regímenes distintos, definidos por el grado de extensión del soberano. Es decir: o manda un individuo, o un grupo, o todo el pueblo. Tenemos entonces: monarquía, oligarquía y "soberanía popular" o democracia [3].

2. Monarquía, el primer regimen. El regimen más antiguo es la monarquía: μοναρχία, de μόνος ('solo') y‎ ἀρχή (mando). En Herodoto se establece una distinción implícita entre un 'buen' regimen individual, que mantiene el nombre de monarquía (o se designa como realeza) y uno 'malo', conocido como tiranía. Con el paso del tiempo, el odio ateniense la tiranía agudiza las diferencias. Luego la división entre 'buenas' y 'malas' constituciones se proyecta al régimen de 'los pocos', y así llegamos a una nueva clasificación.

3. Una cuestión de propaganda. En Herodoto, el regimen oligárquico es defendido—siempre y cuando el mando sea el 'de los mejores' (τὤν άριστων). Pero también es criticado porque el mando es ejercido por pocas personas. Es así como aparece el término 'aristocracia' en Tucídides: ἀριστοκρατία, de ἄριστος 'excelente', y κράτος, 'mando'. ¿Quiénes son los primeros en utilizarlo? Los partidarios de la oligarquía, que están buscando una expresión menos impopular—una operación de propaganda, diríamos hoy. 

4. Cinco constituciones. Jenofonte, partidario de una oligarquía moderada, prefiere el término 'aristocracia' y utiliza 'oligarquía' como sinónimo de "tiranía ejercida por un número reducido de personas". A partir del momento en que la aristocracia logra reconocimiento como un regimen en sí —el "regimen de los mejores"— el vocabulario político incorpora cinco constituciones: realeza vs. tiranía (uno solo manda), oligarquía vs. aristocracia (manda un grupo) y democracia (mandan muchos).

5. Imperio de la ley. La democracia es tan popular que, según Platón —un crítico de la democracia—, nadie se anima a cambiar su nombre. Platón también precisa la diferencia entre oligarquía y aristocracia: en ambos casos gobiernan los ricos, pero cuando estos últimos no obedecen a la ley, el regimen es oligárquico. El mismo criterio —la obediencia a la ley— permite distinguir entre las dos monarquías: realeza y tiranía, esta última definida por Aristóteles como un poder 'sin límites'.

6. Las seis constituciones. Omitiendo las (brillantes) complejidades de Aristóteles, llegamos a la más influyente de todas las clasificaciones: la de Polybios, en 150 AC, con sus característicos seis regímenes. Es la definición utilizada por los constitucionalistas modernos al referirse al gobierno mixto. Polybios mantiene la democracia como régimen 'bueno' pero advierte que —en ausencia del equilibrio— degenera en 'oklocracia', el caótico gobierno de la multitud, que desemboca en monarquía.

Volvamos a Máximo Kirchner y Justin Trudeau. En ambos casos, el δῆμος les otorga un poder desproporcionado a sus méritos. Este es uno de los aspectos más fascinantes del debate oligarquía/aristocracia. Detalles aparentemente anodinos pueden resultar decisivos. El apellido puede ser crucial, como en el caso de Kirchner y Trudeau. Algo gordo y de baja estatura, John Adams entendía la ventaja que el imponente físico de George Washington significaba en términos políticos. (Como Trudeau, el político argentino Martín Lousteau gana elecciones solamente por su pinta; y el propio Kirchner ha bajado de peso de manera espectacular).

¿Cuál es el veredicto? Tanto Kirchner como Trudeau están sospechados de corrupción. ¿Podrán 'torcer' el regimen a su favor? Tomando las notas del Rule of Law Index del World Justice Project —el criterio Platón/Aristóteles sobre oligarquía/aristocracia— las diferencias son claras: Canadá es top-ten con 8.1/10; Argentina es No. 48, con 5.8/10. Si tomamos el Corruption Perceptions Index —más ajustado el criterio de Polybios sobre oligarquía/aristocracia— Canadá es No. 12 (7.7/10) y Argentina es No. 45 (6.6/10).

[1] Jacqueline de Romilly: "Le classement des constitutions d'Hérodote à Aristote", Revue des études grecques, 1959, pp. 81-89.

[2] Ver el brillante análisis de Jean Terrel. La Politique d'Aristote. La démocratie à l'épreuve de la division sociale. Paris: Vrin, 2015.

[3] 'Oligarquía' no tiene inicialmente una connotación negativa. En el siglo V, Esparta se presenta antes los demás griegos, con orgullo, como defensora del principio oligárquico, en oposición a los tiranos que azotan a otras poleis. Oἱ ὀλίγοι significa 'los pocos' (the few). Del término ἀρχή [ver] (arqué) vienen las ideas de principio (arqueología), pero también de autoridad y mando que encontramos en 'monarquía ' y en 'oligarquía'.

_______________

Wednesday, July 29, 2020

SOBRE EL LENGUAJE DE LA INDEPENDENCIA JUDICIAL

Los jueces llevan toga en países con independencia judicial
AM | @agumack

"... inventar un lenguaje republicano"  — Joaquín Meabe

En Argentina, para expresar el papel de la justicia en términos de contrapesos institucionales, la mayoría de los analistas se refiere a la 'independencia del Poder Judicial'. En Contrapesos, en cambio, escribimos 'independencia judicial'. El asunto tiene su importancia—son expresiones conceptualmente diferentes que reflejan, en el margen, distintas culturas políticas. La 'independencia del Poder Judicial' es un concepto de separación de poderes; la 'independencia judicial', en cambio, es una noción típica del gobierno mixto—y por lo tanto mucho más 'robusta' desde el punto de vista de los contrapesos.

* * *

Un ejemplo muy actual nos puede ayudar a entenderlo. La cancillería neocelandesa emitió a principios de mes un comunicado sobre la ley de 'Seguridad' de Hong Kong (*). El contenido no sorprende—Nueva Zelanda es tradicionalmente un top-ten en nuestro Índice de Contrapesos Institucionales [ver]. Lo interesante es el lenguaje. Éste el texto:

As a strong supporter of the rule of law, New Zealand has consistently emphasised its serious concern about the imposition of this legislation on Hong Kong without inclusive consultation or the proper involvement of all of Hong Kong’s institutions [...] It is this autonomy and freedom, together with open governance, judicial independence, and consensus on the rule of law that have been fundamental to Hong Kong’s growth as a global financial and economic hub since 1997.

A notar la expresión rule of law, y el vínculo implícito entre independencia judicial y el costo del capital. Pero este no es el tema de hoy. Lo importante es la expresión judicial independence. Esta mañana vi en @lemondefr el comentario de un periodista francés: « La Nouvelle-Zélande ne peut plus avoir confiance dans l’indépendance du système judiciaire de Hongkong par rapport à la Chine ». Tenemos entonces tres expresiones: independencia del Poder Judicial (Argentina); indépendance du système judiciaire (Francia); judicial independence (Nueva Zelanda y, en general, países anglo-parlantes).

Naturalmente, los contrapesos institucionales son más sólidos en Francia que en Argentina, y en Nueva Zelanda que en Francia. Porque no se trata de una cuestión de poderes formales, como lo entendemos en Argentina y, en menor medida, en Francia. De poco sirve una separación nominal, si los jueces tienen los mismos intereses que los miembros del poder ejecutivo.

Lo vimos recientemente con la liberación de presos por el Coronavirus en la provincia de Buenos Aires. Sin apenas ruborizarse, el titular del poder ejecutivo, Axel Kicillof, podía presentar esta medida como la decisión de un 'poder independiente'—aunque todos sabemos que era una señal de obediencia a una misma agrupación política. 

Independencia judicial **no** es 'independencia del Poder Judicial
El concepto de independencia judicial va mucho más allá. Incluye la separación 'institucional' vis-à-vis los demás poderes. Pero pone énfasis en la capacidad individual de los jueces para aplicar la ley sin instrucciones ni presiones de terceros, cualquiera sea su fuente. (En el texto del canciller neocelandés, 'autonomy and freedom' se complementa con 'judicial independence'). Esto implica, entre otras cosas, un estricto proceso de selección de jueces en base a criterios técnicos (altos niveles de formación profesional evaluados por comités parlamentarios con fuerte peso del componente judicial) y (en menor medida) psicológicos.

La independencia judicial también implica seguridad del tenure [ver]. Cualquier comentario, insinuación o presión sobre la estabilidad de la posición de los jueces es un ataque a la independencia judicial. Finalmente, implica independencia desde el punto de vista financiero (buenos salarios) y el uso —en mayor o menor medida— del precedente como fuente formal del derecho [ver]. La independencia judicial excluye, naturalmente, la elección popular de jueces, como ocurre actualmente en varios Estados de los Estados Unidos.

Este último punto es importante. Significa que los jueces no forman parte del δῆμος, algo que no 'captura' la separación de poderes. Al contrario, el papel de los jueces en países con robustos contrapesos institucionales refleja, junto a los banqueros centrales, el principio 'aristocrático' típico del gobierno mixto. Y para que el δῆμος visualice claramente esta diferencia, los jueces —en países con buenas notas en materia de independencia judicial— llevan toga [ver] como parte de su 'lenguaje corporal'.

Por algo no lo hacen en Argentina.

______________

Monday, July 27, 2020

TRES DE CONTRAPESOS

AM | @agumack   

"Checks and balances are our only security" — John Adams

[1] Entusiasmo & equilibrio de poderes. Ouest-France publica extractos del último libro de Pierre Rosanvallon, dedicado al populismo (*). Los argentinos conocemos bien el populismo por haberlo sufrido en carne propia—especialmente en su versión kirchnerista. Noto que muchos intelectuales europeos se preocupan (con razón) por el populismo de 'derecha'—Trump, Erdogan, Putin, Orbán, etc. Pero dicen relativamente poco sobre el desastre creado en América Latina por los Chávez, Kirchner, Correa & Co:

Le populisme vise à une régénération de la vie démocratique. Il faut privilégier la démocratie directe car la démocratie parlementaire est perçue comme une confiscation de la souveraineté du peuple. Il faut aussi mettre en place une démocratie immédiate libérée de ses corps intermédiaires [...] Les juges sont là pour appliquer la loi, pas pour entraver la volonté populaire. La presse est critiquée parce qu'elle est aux mains des puissances de l'argent. Le populisme, enfin, est un régime de passion et d'émotion.

Éste último punto es el más interesante. El populismo apela a la emoción, a lo 'patético'. El gobierno balanceado, en cambio, apela a la razón. Así las cosas, perderemos la batalla. Porque el equilibrio supone, precisamente, ausencia de 'entusiasmo'. ¿Cómo hacemos para que los contrapesos institucionales sean más atractivos? Más detalles, ideas y referencias pronto—se aceptan sugerencias.

(*) Pierre Rosanvallon. Le Siècle du populisme. Histoire, théorie, critique. Paris: Seuil, 2020. Ver L. Persehaye: « Qu'est-ce qui caractérise le populisme ? », Ouest-France, 24 de julio de 2020.
______________

[2] Irse del país. Deprimente y realista nota de La Nación sobre jóvenes argentinos deseosos de irse (*). Es muy simple: la gente se va de países sin contrapesos institucionales a países con contrapesos institucionales. No hay que darle más vueltas. Y la razón es extremadamente simple—todos deseamos seguridad sobre nuestra vida, libertad y posesiones. La lista de países en los cuales el 50% de la población desea emigrar es bastante elocuente: Sierra Leone, Liberia, Albania, El Salvador, Congo, Ghana, República Dominicana, Nigeria, Armenia, Honduras, Siria, Kosovo [ver]. Los cinco destinos-top son: Estados Unidos, Canadá, Alemania, Francia y Australia. A notar, en Estados Unidos, que la proporción de gente que desea irse del país (16%) es la más elevada desde que se llevan las estadísticas.

(*) Evangelina Himitian: "Éxodo: la generación que quiere migrar porque no se imagina un destino en el país", La Nación, 27 de julio de 2020.
______________

[3] Hume & Montesquieu. Existen pocas cartas entre Montesquieu y David Hume, pero las que hay —o, al menos, las que he leído— son muy buenas. La carta No. 65 de Hume es sobre los determinantes de las tasas de interés [ver]. Hay otra (no la encuentro ahora) en la que Hume compara la independencia judicial en Inglaterra —common law, juicio por jurados, jueces itinerantes— con el sistema de los Parlements franceses, en el cual los jueces tienen tenure asegurada [ver]. Hojeando un libro reciente de entrevistas a la historiadora Mona Ozouf, veo un comentario interesante (*). Según Ozouf, mientras Montesquieu elogia el sistema de equilibrio de poderes en Inglaterra, David Hume queda encantado con la vida en Francia. La aristocracia inglesa se dedica a los negocios y no tiene tiempo para la literatura, la filosofía y la conversación de alto nivel. En cambio, la aristocracia francesa lleva el arte de la conversación a su máxima expresión. Me pregunto si no hay ecos de esta idea en ... 2020. ¿Qué ideas tiene un Mark Zuckerberg, un Jeff Bezos sobre el gobierno?

(*) Mona Ozouf. Pour rendre la vie plus légère. Entretiens avec Alain Finkielkraut. Paris: Stock, 2020.
______________

Sunday, July 26, 2020

MOISÉS & JETHRÓ EN ISIDRO CASANOVA

Nahmanide - WikiwandAM | @agumack

"This people shall go to their place in peace" — King James 

Más de una vez mencioné en Contrapesos el fantástico pasaje de Éxodo 18. 1-27, el relato de la visita de Jethro a Moisés ["Éxodo 18: Moisés inventa la independencia judicial"]. Al escribir sobre el equilibrio de poderes y la independencia judicial, uno siempre corre el riesgo de debatir y comentar ideas abstractas e imprecisas. Pero no es así.

Con el video mostrado en Twitter por la abogada @maquialifraco tenemos una escalofriante ilustración de lo que a partir de ahora voy a denominar El Principio de Jethro: En ausencia de independencia judicial, habrá inseguridad y violencia. ESTO es La Matanza hoy: Intentó robar un estéreo pero lo agarraron los vecinos de Isidro Casanova, lo lincharon y LO EMPALARON. Lo salvó la Policía, literal. Sálvese quien pueda.

* * *

Justamente ayer por la mañana fui al Espace culturel de la cadena de supermercados Leclerc, cerca de Guérande, en Bretaña. Ahí vi la traducción francesa, publicada en 2020 —en un solo tomo, y en formato de bolsillo—, de la gran recopilación de comentarios de la Torah por Harvey J. Fields (*). De inmediato fui a ver qué decía sobre Éxodo 18. Dos comentarios me llamaron particularmente la atención. Judah ha-Nasi (יהודה הנשיא, Yehudah HaNasi) se refiere a la arrogancia de Moisés, que actúa "como un rey" (volveré sobre este importante punto).

El segundo comentario es el más llamativo. Es de Moses ben Nahman o מֹשֶׁה בֶּן־נָחְמָן, Mōšeh ben-Nāḥmān, 'Moses hijo de Nahman' (1194–1270), comúnmente conocido como 'Ramban', Nachmanides o Ναχμανίδης. Según Moses ben Nahman, la reorganización del sistema judicial de los israelitas, propuesta por Jethró, pone fin a la inseguridad porque —en ausencia de un sistema eficaz que evite la corrupción, y que separe la función ejecutiva de la judicial— la gente hará justicia por sus propios medios

¿No es acaso lo que ocurrió en Isidro Casanova?
la Policía, literal. Sálvese
(*) Harvey J. Fields. A Torah Commentary for Our times. New York: UAHC Press, 1990. La edición francesa lleva por título La Torah commentée pour notre temps. Paris: Le Passeur, 2020.
_______________

Friday, July 24, 2020

JOHN ADAMS: CONTRAPESOS, GOBIERNO MIXTO & SEPARACIÓN DE PODERES

AM | @agumack

"Equally arbitrary cruel, bloody and, in every respect, diabolical" — John Adams

En nuestra cultura política, cuando pensamos en contrapesos institucionales lo hacemos habitualmente en términos de la separación de poderes. Es el caso, por ejemplo, del diputado Luis Petri (@luispetri). Está muy bien. Pero, claramente, no se trata de contrapesos muy robustos. Separación de poderes o no, el kirchnerismo avanza a mil por hora y 'va por todo'. ¿Por qué es insuficiente la separación de poderes como mecanismo de frenos y contrapesos? Esta pregunta fundamental nos da la oportunidad de volver a John Adams. En su fabuloso libro sobre las lecturas de Adams, Zoltán Haraszti escribe: "Adams, of course, well knew that a rigid separation of the three powers would inevitably result in a 'simple' government" [1]. Llevo veinte años leyendo y escribiendo sobre estos temas, pero la frase de Haraszti no deja de impresionarme. Veamos de qué se trata.

* * *

Desde su primer viaje en 1778 hasta su muerte el 4 de julio de 1826 —el mismo día que Thomas Jefferson, exactamente 50 años después de la Declaración de Independencia—, John Adams siempre tiene a Francia en mente [2]. (Cuando vuelva a Barcelona, donde tengo 5 tomos de documentos de Adams sobre Francia, daré más detalles). Resumiendo de manera muy esquemática su pensamiento, creo que podemos trazar las principales líneas de su visión de la Revolución francesa. El punto de partida es el siguiente: bajo un régimen uni-cameral con poder ejecutivo débil, una estricta separación de poderes puede allanar el camino al gobierno 'simple', es decir, despótico. ¿Por qué? Por dos grandes razones.

Por un lado, la ausencia (o la debilidad) del poder de veto debilita al ejecutivo. El poder de veto es el instrumento clave para que el elemento monárquico —en el sentido de los griegos clásicos— tenga participación en el poder soberano. El poder soberano, para Adams, es el legislativo, y siempre debe estar dividido para dar cabida a los tres principios: democrático, monárquico y aristocrático. Sin veto, es decir, con estricta separación de poderes, el ejecutivo queda irremediablemente debilitado. Por otro lado, la falta de cooperación entre el rey y el parlamento —otro rasgo de la estricta separación de poderes— dificulta la acción del gobierno durante una crisis.

Y esa crisis llega en 1791-1792 con la guerra entre Francia y las monarquías vecinas. El 20 de octubre de 1791, el 'Girondino' Jean-Pierre Brissot —duramente criticado por Adams en su correspondencia con Jefferson— enciende las pasiones con su discurso sobre la "necesidad" de declarar la guerra a los monarcas europeos. La Fayette, también criticado por Adams, es otro partidario de la guerra. Lo que sigue es, obviamente, historia: la guerra que comienza en abril de 1792 desemboca en el caos y en la destrucción del poder ejecutivo, muy debilitado desde el arresto del rey en Varennes en junio de 1791. En 1813, Adams escribe a Jefferson:

The Greeks in their Allegorical Style Said that the two Ladies Αριςτοcρατια and δημοcατια, always in a quarrel, disturbed every neigbourhood with their brawls [...] when La Fayette harangued you and me, and John Quincy Adams, through a whole evening in your Hotel in the Cul de Sac, at Paris; and develloped the plans then in Operation to reform France: though I was as silent as you was, I then thought I could Say Something new to him: In plain Truth I was astonished at the Grossness of his Ignorance of Goverment and History, as I had been for Years before at that of Turgot, Rochefaucault, Condorcet and Franklin [3].

En ausencia de contrapesos efectivos —en particular, en este caso, en ausencia de un Senado 'aristocrático' como contrapeso de la turbulenta Asamblea— la victoria aplastante del principio democrático termina por demoler al ejecutivo (el principio monárquico). El desenlace es inevitable: el caos. Y frente al caos —militar, social, económico, inflacionario— el δῆμος acepta con gusto la entrada en escena del tirano (primero Robespierre, luego Bonaparte). Es así como llegamos al gobierno 'simple'. Es una versión moderna de la 'anaciclosis' de Polybios, claramente entendida por nuestro gran Mariano Moreno, justo cuando Jefferson se retira a Monticello [ver].

* * *
Pero Adams sabe muy bien que su interpretación será tergiversada por sus oponentes 'pro-democráticos' (hoy diríamos: de izquierda), que le lanzarán una crítica tan obvia como injusta—favorecer la 'aristocracia'. En realidad, Adams le teme a todo monopolio del poder soberano, cualquiera sea su principio—democrático, aristocrático [ver] o monárquico:

The fundamental Article of my political Creed is, that Despotism, or unlimited Sovereignty, or absolute Power is the Same in a Majority of a popular Assembly, an Aristocratical Counsel, an Oligarchical Junto and a Single Emperor. Equally arbitrary cruel bloody and in every respect, diabolical. Accordingly arbitrary Power, wherever it has resided, has never failed to destroy all the records Memorials and Histories of former times which it did not like and to corrupt and interpolate Such as it was cunning enough to preserve or to tolerate [4].

Un pensamiento plenamente vigente
En 2020, el pensamiento de John Adams mantiene toda su vigencia. Es cierto que, hoy en día, el elemento aristocrático —como contrapeso de los otros dos principios— no se expresa en un robusto bicameralismo. Pero su contribución al equilibrio político es notable en países con: (a) altas notas en independencia judicial, donde los jueces tienen seguridad sobre el tenure de sus cargos (1, 2); (b) cortes supremas y/o tribunales constitucionales con poder efectivo de judicial review [ver]; (c) bancos centrales independientes, cuyos gobernadores tienen seguridad de tenure [ver].

En su luminoso artículo sobre los contrapesos institucionales bajo separación de poderes y gobierno mixto, muchas veces citado en Contrapesos, el Prof. Herman Mogens Hansen califica a los tribunales constitucionales de Europa del Norte de third legislative chamber que actúa como contrapeso al principio democrático y monárquico. No puedo pensar en un mejor ejemplo para mostrar hasta qué punto las ideas políticas de John Adams siguen vigentes. Hay muchísimo más para contar y debatir sobre Adams—pero esta entrada ya es demasiado larga.

[1] Zoltán Haraszti. John Adams and the Prophets of Progress. Harvard University Press, 1952, pp. 27-28. La Constitución francesa de 1791 proclama: "Toute société dans laquelle la garantie des droits n'est pas assurée, ni la séparation des pouvoirs déterminée, n'a point de constitution" [ver].

[2] Acabo de ver este paper (no le he leído). Jonathan Green: "John Adams' Montesquieuean moment: Enlightened Historicism in the Discourses on Davila", Journal of the History of Ideas, 2016, 77 (2), 227-251.

[3] Adams a Jefferson, 13 de julio de 1813. Ver Lester J. Cappon. The Adams-Jefferson Letters. The Complete Correspondance between Thomas Jefferson and Abigail and John Adams. Chapel Hill: The University of North Carolina Press, 1987, p. 323.

[4] Adams a Jefferson, 13 de noviembre de 1813.
____________

Wednesday, July 22, 2020

TRES DE CONTRAPESOS

Anne Applebaum — WikipédiaAM | @agumack

"Checks and balances are our only security" — John Adams

[1] Europa. En su editorial sobre la cumbre europea, el Financial Times afirma que el acuerdo firmado en Bruselas "falls short of a fiscal union or a true Hamiltonian moment". Es una referencia al arreglo de junio de 1790 entre Alexander Hamilton, el primer secretario del Tesoro y los principales líderes políticos de Virginia —Thomas Jefferson y James Madison— para  'mutualizar' la deuda de la Unión ... a cambio de una ciudad-capital en el Potomac (la futura Washington, D.C.) Desde este punto de vista, el acuerdo de ayer es histórico: por primera vez habrá deuda común de la Unión Europea—el mejor riesgo crediticio soberano del planeta. Hace 11 años, en plena crisis de la eurozona, me referí a 'Angela Jefferson Merkel' [ver].

* * * 

Si bien el acuerdo es por una sola vez, todos conocemos el refrán (francés en este caso): « Qui a emprunté empruntera » — el que tomó prestado tomará prestado. Queda por definir de manera precisa la condicionalidad de las transferencias/préstamos desde el punto de vista del rule of law. Las versiones indican que los líderes de Hungría y Polonia —cuyos gobiernos están atacando sistemáticamente la independencia judicial— se opusieron a esta cláusula:

The Union's financial interests will be protected in accordance with the general principles embedded in the Union Treaties, in particular the values referred to in Article 2 TEU. The European Council also underlines the importance of the respect of the rule of law. Based on this background, a regime of conditionality to protect the budget and Next Generation EU will be introduced (*).

¡Vamos Europa!

(*) European Council: "Special European Council, 17-21 July 2020". Sobre las negociaciones relativas a la cláusula de rule of law y sus implicancias —en particular por la percepción de Europa frente a Rusia y China— ver el detallado análisis del Financial Times: "EU pandemic recovery package stokes rule-of-law dispute", 22 de julio de 2020. 
______________

[2] Anne Applebaum. Historiadora y ganadora del Premio Pulitzer, Anne Applebaum (@anneaplebaum) publica un racconto del ataque a la democracia liberal en Hungría y Polonia, pero también en los Estados Unidos. Applebaum describe las técnicas usadas por los neo-autoritarios y sus partidarios—teorías conspirativas, polarización política, redes sociales: 

From the United States and Britain to continental Europe and beyond, liberal democracy is under siege, while authoritarianism is on the rise. In this captivating essay, she contends that political systems with radically simple beliefs are inherently appealing, especially when they benefit the loyal to the exclusion of everyone else. Despotic leaders do not rule alone; they rely on political allies, bureaucrats, and media figures to pave their way and support their rule. The authoritarian and nationalist parties that have arisen within modern democracies offer new paths to wealth or power for their adherents (*).

En una breve reseña para el Financial Times, Martin Wolf menciona los frenos y contrapesos institucionales: "Applebaum ends with the idea that the checks and balances of Western constitutional democracies never guaranteed stability. Liberal democracies always demanded things from citizens: participation, argument, effort, struggle".

Es un buen punto. Hacia 150 BC, el historiador y político griego Polybios felicita a los romanos por su indiscutible poder y por la estabilidad de un gobierno que combina elementos de democracia, aristocracia y monarquía. Pero advierte, en un tono pesimista que anuncia el agitado futuro político de Roma, que nada —ni siquiera la mejor constitución— puede eliminar el ciclo natural de decadencia y renacimiento [ver].

(*) Anne Applebaum. Twilight of Democracy. The Seductive Lure of Authoritarism. New York: Penguin Random House, 2020. Martin Wolf: "Alarming signal of our authoritarian age", Financial Times, 21 de julio de 2020.
______________

[3] Obélix y la naturaleza humana. Estoy en Batz-sur-Mer, un pueblo del sur de Bretaña. Todas las mañanas 'abro' el bar para tomar un café y leer Ouest-France (*). Hoy me llamó la atención un artículo dedicado al trabajo de Jean-Michel Bonvalet, a cargo del yacimiento neolítico de 3 mil 'menhirs' de Carnac, cerca de la ciudad de Vannes. (Los menhirs son pedazos de roca tallada transportados a los yacimientos, popularizados por Obélix). Tienen 5000 años de antigüedad. Neolítico viene de νέος (joven, nuevo) y λίθος (piedra). « C'était probablement une société hiérarchisée, comme l'Égypte. Il fallait l'être pour lever autant de menhirs. Ces peuples étaient des bâtisseurs. Aujourd'hui, les spécialistes penchent pour des marqueurs de territoire.

Se sabe muy poco de los humanos que dejaron estas tres mil piezas repartidas a lo largo de cuatro kilómetros. Pero no caben dudas: era una sociedad altamente 'jerarquizada'. Léase: dominaba una nobleza/aristocracia/oligarquía que utilizaba esclavos para marcar su territorio. A pesar de la abrumadora evidencia, tanto 'progresistas' como 'libertarios' siguen proponiendo cuentos sobre la bondad natural del ser humano [ver]. Según su relato, no importan las instituciones, sino las 'políticas'. Porque desconocen la verdadera naturaleza humana, 'progresistas' y 'libertarios' solo muestran desdén por los contrapesos institucionales. Pero es la única de forma de frenar el desliz hacia un despotismo brutal, despiadado—y perfectamente natural.

(*) Clément Aubry: "À Carnac, un roc parmi les menhirs", Ouest-France, 23 de julio de 2020.
____________

Tuesday, July 21, 2020

TRES DE CONTRAPESOS

Amazon.fr - Furcht und Freiheit: Für einen anderen Liberalismus ...AM | @agumack

"Checks and balances are our only security" — John Adams

[1] Liberalismo desde abajo. El liberalismo tiene mala prensa. Es visto como una ideología elitista que favorece a los poderosos en detrimento de 'los de abajo'. En Miedo y Libertad, Jan-Werner Müller, de Princeton University, propone rescatar al liberalismo re-orientándolo hacia una visión favorable a 'los de abajo' (*). Müller parte de las ideas de Judith Shklar (1928-1992), en particular de su ensayo 'The Liberalism of Fear', donde define el 'significado original' —y el único 'defendible'— del liberalismo: "Every adult should be able to make as many decisions without fear or favor about as many aspects of her or his life as is compatible with the like freedom of every other adult".

* * *

Es una visión de liberalismo que enfatiza la seguridad y la ausencia de miedo. La seguridad es el punto central en el pensamiento de Montesquieu [ver] y Adam Smith [ver]. El δῆμος acepta que otros gobiernen—pero exige seguridad, el primer grado de la libertad (†). Mientras los países Nórdicos enfatizan la ayuda a las personas y no a las corporaciones, asistimos, en este momento, a un colapso de la seguridad personal en los Estados Unidos. Donald Trump, el presidente más incapaz, abiertamente racista y corrupto de la historia reciente, exacerba el miedo como eje de su des-gobierno. Al margen de pequeños detalles como su desdén por el comercio libre, la independencia judicial y la libertad de prensa, el Sr. Trump es el presidente menos liberal que sea posible imaginar. 

(*) Jan-Werner Müller. Furcht und Freiheit. Füe ein anderen Liberalismus. Berlin: Suhrkamp, 2019. Ver la traducción francesa de Frédéric Joly. La Peur ou la Liberté. Quelle politique face au populisme ? (Paris: Premier Parallèle, 2020). Reseña de François-Guillaume Lorrain: "Éloge du libéralisme d'en bas", Le Point, 16 de julio 2020.

(†) Judith Shklar tiene un libro sobre Montesquieu, editado por Oxford University Press en 1987 [ver]. La clave del liberalismo de Montesquieu consiste en "elevar la independencia de la justicia". Creo percibir un (bienvenido y muy necesario) 'toque femenino' en los estudios sobre Montesquieu, con grandes especialistas como Catherine Volpilhac-Auger, Francine Markovits, Catherine Larrère, Simone Goyard-Fabre, Céline Spector y Rebecca Kingston, entre otras.
_____________

[2] Aalders. Finalmente recibí, directamente de la editorial, el gran clásico de Jean-Daniel Aalders sobre la historia del gobierno mixto en la Antigüedad (*). Es un doble placer: no solo por la tremenda erudición del autor —abundan las citas en griego clásico, latín, alemán, holandés, inglés, francés e italiano— sino por la gran calidad y belleza de la edición. Siempre digo que la erudición es, entre otras cosas, una estética. En la introducción, Aalders subraya la importancia del gobierno mixto como una idea de "moderación y mesura", de rechazo de los extremos y de cualquier posición radicalizada: "Denn die Idee de Verfassungsmischung ist eine Idee der Mässigung und des Massvollen, eine Ablehnung der Extremen und jedes Radikalismus" (p. 2). El libro fue publicado en 1968, en plena Guerra Fría entre Estados Unidos y la URSS. Por eso Aalders cita a un tal S.L. Utschenko y su definición típicamente soviética del gobierno mixto: "Un intento de la clase dominante, es decir de los grandes propietarios de esclavos y de tierras, para fundamentar ideológicamente el rechazo del orden democrático y para justificar su poder sin límites". Mirá quién habla.

(*) Gerhard J. D. Aalders. Die Theorie der gesmischten Verfassung in Altertum (Amsterdam: Hakkert, 1968). Wilfried
_______________

[3] Polonia y Ajax. La ajustada victoria electoral del populista Andrzej Duda en las elecciones presidenciales de Polonia lleva al articulista de Le Point a utilizar una expresión cuyo origen y belleza sospecho que desconoce: « L'Union européenne doit-elle continuer à financer généreusement un État membre qui piétine l'indépendance de la justice ? » La expresión 'pisotear la justicia' viene del fantástico final de Ajax (1333-1336), la tragedia de Sófocles:

Ἄκουέ νυν. Τὸν ἄνδρα τόνδε πρὸς θεῶν μὴ τλῇς ἄθαπτον ὧδ᾽ ἀναλγήτως βαλεῖν·μηδ᾽ ἡ βία σε ηδαμῶς νικησάτω τοσόνδε μισεῖν ὥστε τὴν δίκην πατεῖν. Écoutez-moi donc. Gardez-vous, au nom des Dieux, d'oser inhumainement priver cet homme des honneurs du tombeau. Ne vous laissez pas subjuguer par le sentiment de votre pouvoir ; qu'il n'aigrisse pas votre haine, jusqu'à vous faire fouler aux pieds la justice.

¡Magnífico! Ya lo hemos mencionado varias veces en Contrapesos. Pero hay una novedad: un lector dejó un comentario en el que me reprocha no haber entendido el 'dilema de Ajax' en mi entrada sobre CFK y la justicia [ver]. Es un buen punto. No es el dilema de Ajax. Ajax ya está muerto cuando Odiseo interviene para evitar que Agamemnon pisotee la justicia. Es, en todo caso, el dilema de Agamemnon. Pero la tentación retórica de usar el título del libro de Paul Woodruff. The Ajax Dilemma. Justice, Fairness and Rewards (Oxford University Press, 2011) era demasiado grande.

(*) Luc de Barochez: "Le bras d'honneur de la Pologne à l'Europe", Le Point, 15 de julio de 2020.
______________